New Module Name
  • SANTAOLALLA

    SANTAOLALLA
    Gustavo Santaolalla

    Desde su rol de músico y creador, pasando por productor de varios de los artistas más importantes de Latinoamérica a compositor de música para cine o videgames.

    Premiado en distintas oportunidades con el Premio OSCAR, Emmy, Bafta entre otros por su música para cine, o el sinfín de Grammys por su rol de productor,

    lo destacan como un personaje más que interesante dentro del universo cultural contemporáneo.

    Pero por sobre todas las cosas, Gustavo Santaolalla, es un faro, un creador y un hombre de una gran sensibilidad y eclecticismo.

    Capaz de mimetizarse con distintos proyectos y sacar lo mejor de ellos, no importa el género.

    Visionario y siempre adelantado desde su época de psicodelia con Arcoris, su recordado trabajo con León Gieco, “De Ushuaia a la Quiaca”, o su innovación junto a Juan Campodónico con Bajofondo, hasta la música que actualmente compone para películas, videogames y documentales, como el recientemente realizado con Leo Di Caprio sobre el calentamiento global o en el que actualmente trabaja junto a Eric Clapton, sobre su propia vida.


    Con todo ese bagaje, Gustavo conformó su primer show solista "Desandando el Camino".

    Un concierto que abarcará toda su inmensa carrera musical desde Arco Iris hasta BajoFondo pasando por sus bandas de sonidos y discos solistas.
    La banda está formada por Javier Casalla, Barbarita Palacios, Nicolás Rainone, Andrés Beeuwsaert y Pablo González.

    El pasado 12 de diciembre lo presentó en un Teatro Colón a pleno, en un show donde primó la emoción, la calidad artística y la posibilidad de disfrutar de un viaje a través del tiempo y volver a sorprenderse con tanta creatividad.

    El próximo 7 de junio lo presentará en Montevideo en el Teatro Solís, que será de las primeras capitales que tendrá la oportunidad de disfrutarlo.

    Próximamente, entradas en venta.
  • Cuarteto de Nos

    Cuarteto de Nos
    EL CUARTETO DE NOS, una banda de rock rara.
    Se formé en 1984 con :

    Roberto Musso    guitarra y voz
    Ricardo Musso     guitarra y voz
    Santiago Tavella    bajo y voz
    Alvaro Pintos     batería y voz

    Actualmente y desde el 2009 se conforma con:

    Roberto Musso     guitarra y voz
    Santiago Tavella     bajo y voz
    Alvaro Pintos     batería y voz
    Gustavo “Topo” Antuña guitarra y coros
    Santiago Marrero teclado, programaciones y coros

    Habiendo editado hasta la fecha (Julio 2013) 13 trabajos discográficos y habiendo obteniendo por las ventas de los mismos, 4 discos de platino y 6 de oro, 2 Platino, 2 Triple Platino. Se convirtieron primero, en 1995 en la banda más popular de Uruguay con su disco "Otra Navidad en las trincheras" (disco más vendido de la historia del rock uruguayo) y en el 2006 Triple Platino con Raro, en lo que se denominó, el “nuevo regreso” masivo de EL CUARTETO DE NOS y la real internalización de la banda.
    Pero antes del gran regreso del 2006, en el 2004 editan su Greatest Hits, titulado "Cuarteto de Nos". Un compilado de reversiones de sus hits de todos los tiempos, más 3 temas nuevos: "Hay que comer", "No quiero ser normal" y "Fui yo". Desde ese momento comenzó una nueva etapa para el Cuarteto donde con la producción artística del reconocido músico y productor Juan Campodónico (Drexler, Bajofondo, Supervielle, La Vela Puerca, NTVG, Campo, etc), el Cuarteto logró darle a sus temas un tinte más rockero, logrando destacar cada instrumento y sus grandiosas melodías, que han hecho al Cuarteto, junto con sus desopilantes, inteligentes y filosas letras, una banda única e inconfundible.

    Sus últimos 3 discos, “RARO”, “BIPOLAR” y “PROFIADO” han generado lo que podríamos decir, la consolidación internacional de la banda.

    Los 3 discos fueron nominados a los Premios Latin Grammy, como “Mejor Disco”, “Mejor Canción”, “Mejor Video Clip”, hasta que en el 2012 llegaron los 2 galardones por Mejor Disco de Rock-pop por “PORFIADO” y Mejor Canción de Rock por “Cuando sea grande” ,del disco PORFIADO.

    También han sido galardonados con variedad de premios locales, como los Premios a la música uruguaya, denominados “ Premios Graffiti” con los cuales arrasaron en 7 categoría con el disco RARO y luego se replico con BIPOLAR y en este 2013 se esperan los resultados del PORFIADO. También han sido nominados a los Premios GARDEL de Argentina, con su último disco PORFIADO.

  • Campo

    Campo
    Campo es un proyecto musical y una banda creada por el músico y productor Juan Campodónico. La música de CAMPO mezcla ingredientes del indie pop, del electro y del rock con el neo-tango, la neo-cumbia y la música latina retro, en un contexto de pop sofisticado y actual, con temas cantados en inglés y español.

    Campo define su propuesta como “música subtropical”. El término es una forma irónica de marcar diferencias con la música tropical y se hermana además con las citas de algunas canciones a géneros como la cumbia villera, la música urbana nacida en los barrios marginales de Argentina y Uruguay.

    CAMPO se compone de la base instrumental de Bajofondo (el colectivo de música rioplatense creado por Campodónico y Santaolalla) y un grupo de compositores e interpretes de distintos géneros y lugares geográficos, como el cantautor Martín Rivero, la cantante sueca Ellen Arkbro, la Vj y cantante Verónica Loza y el músico electrónico Pablo Bonilla, entre otros. También cuenta con una colaboración del cantautor uruguayo Jorge Drexler.

    El álbum debut de Campo fue editado a comienzos del 2012 y fue producido por Campodónico junto al dos veces ganador del oscar a mejor música original Gustavo Santaolalla (Brokeback Mountain, Babel y productor de toda una era de la música pop en Latinoamérica) con la colaboración de Joe Chiccarelli, productor e ingeniero de grabación de The Strokes, The Shins, White Stripes, entre muchos otros.


  • Bajofondo

    Bajofondo

    BAJOFONDO presenta PRESENTE

     
    El nombre del álbum se refiere a lo que la banda es en este momento: una excitante mezcla de tango,  milonga, folklore, rock, hip-hop, electrónica, jazz, música clásica y un mundo de sonidos del Río de la Plata,  el río que une y separa a Argentina y Uruguay.
    Presente es el nuevo disco de una de las más poderosas bandas en vivo del mundo, pero también el regalo más grande (en tamaño y ambición) que la banda ha entregado a fanáticos y aquellos que los acaban de descubrir: 21 canciones épicas que combinan orgánicamente una multitud de géneros.
     
    Presente es Bajofondo como nunca antes han sido escuchados. A diferencia de previos discos que inmediatamente empezaban lanzando bombas bailables, el nuevo disco comienza con un bajo perfil basado en cuerdas: es el misterioso inicio de un nuevo viaje que simultáneamente lleva a quien escucha a la fuerza de sus conciertos y a la experimentación en el estudio. El equipo de producción de Santaolalla y el guitarrista/programador Juan Campodónico una vez más capturó los puntos en común y aspectos únicos de la música que vive en ambos márgenes del río, pero esta vez con un acercamiento decididamente internacional, convirtiendo a Presente en el disco más ambicioso de BAJOFONDO hasta la fecha.

    Bajofondo es: Gustavo Santaolalla, Juan Campodónico, Luciano Supervielle, Verónica Loza, Martin Ferres, Javier Casalla,Adrián Sosa y Gabriel Casacuberta.


  • SOCIO

    SOCIO

     
    SOCIO, es un proyecto creado por Federico Lima (cantante, compositor y productor uruguayo)
    luego de haber transitado por bandas como Loop Lascano y Miss Wichita.
    En su música, se dan la mano el hip hop con el folclore, la música electrónica, el rock, el folk y el reggae, logrando un mestizaje único.
    En el 2008 se edita en Uruguay el primer trabajo discográfico, de titulo homónimo, disco que fue distinguido con tres premios Graffiti (premios a la música uruguaya) en las categorías Mejor Canción (Nos fuimos estrellando), Mejor Disco Pop y Mejor Artista Nuevo. 
    El disco se edita en Argentina en el 2009. El disco fue producido por el productor argentino Chávez.
    A finales del 2010 se edita "Aurora", producido por Sebastián Peralta, antiguo compañero de
    Federico Lima en Loop Lascano. El cambio en "Aurora" se da por una búsqueda mayor dentro de la
    música uruguaya de raíz. "Aurora" fue ganador nuevamente de dos premios Graffiti, en las categorías Mejor Canción (No siento dolor) y Mejor Disco Pop. También ganó un Premio Iris (Premio a la Cultura uruguaya) como Mejor Artista Solista.
    El disco se edita en Uruguay, Argentina y Brasil.
    En el 2014 se edita en Uruguay "Fan de Faith No More", disco de remixes y versiones de sus dos primeros discos. A su vez contiene la canción "Fan de Faith No More", que se edita en Brasil con gran repercusión. Una de las canciones de este disco, "El Borracho", remixada por el artista argentino Matías Zundel (a.k.a Lagartijeando) fue seleccionada para integrar la banda sonora de “Runner Runner” película realizada en Hollywood y protagonizada por Ben Affleck y Justin Timberlake.
    En el 2015 edita "Mini Glorias", su último disco de estudio hasta la fecha. “Mini Glorias” explota su costado  más rockero, grabado en vivo en estudio con su banda. 
    Se ha presentado en Argentina, Brasil y diferentes localidades y festivales de Uruguay.
    (Pilsen Rock, Ancel Fest, Rock en Florida, Bicentenario del Uruguay, Samsung Studio, Obras Sanitarias, GEBA, La Trastienda, Sala Zitarrosa, Bluzz Live, BJ Bar, etc.)
    Todos los discos de SOCIO han sido editados en Uruguay por Bizarro Records. En Argentina han sido editados por Pirca/Universal y Pirca/EMI. En Brasil por Imá Records.
    SOCIO ha compartido escenario con los siguientes artistas: Gustavo Cordera, Paulinho Moska,
    Notevagustar, Marcelo D2, Nenhum de Nos, Vicentico, Boomerang, Franny Glass, Martín Buscaglia, entre otros.
    La banda está compuesta por: Federico Lima (Voz , Guitarra) Enrique “Checo” Anselmi (Bajo, Coros) Santiago Juan (Batería, Coros) Federico Graña (Guitarra, Coros) y Gerardo González (Teclados).
     
    Federico Lima (Voz, guitarra)
    Enrique "Checo" Anselmi (Bajo, contrabajo, coros)
    Gerardo Gonzales (Teclados)
    Santiago Juan (Batería)
    Fede Graña (Guitarra, coros)
  • Bajofondo Remixed

    Bajofondo Remixed
    Bajofondo Remixed (DJ Live Set) es un proyecto que continúa la exploración entre el lenguaje universal de la música electrónica y los estilos musicales rioplateneses.

    Desde el 2004 realiza presentaciones alrededor del mundo en formato DJ set y DJ set con invitados.
    En el 2005 se edita el disco homónimo realizado y coordinado por Adrián Sosa y Sergio Chiappetta. El álbum cuenta con la colaboración de destacados DJs y productores: Alex Kid, Romina Cohn, OMAR y Marcelo Castelli, entre otros. En el 2006 obtiene el premio Gardel al Mejor Album Dance/Electrónica.

    En la actualidad forman con un DJ + violín, bandoneón y bajo, todos músicos integrantes de Bajofondo, que en este proyecto se juntan para remezclar temas del grupo y darle una mirada alternativa a la música dance.

    Pablo Bonilla (DJ), Javier Casalla (violín), Gabriel Casacuberta (bajo) y Martín Ferrés (bandoneón).

  • Paulinho Moska

    Paulinho Moska
    Nací en la ciudad de Río de Janeiro a las 5:10 del día 27 de agosto de 1967 y soy el cuarto hijo de un carioca, mi padre Marcello y una bahiana, Fernanda, mi madre.

    Tengo cuatro lindos hermanos como Oswaldo (Dado), Mauricio (Mu) y María Eliza (Malica) y soy y siempre fui el mimado de la casa. Fui viviendo mi infancia de manera muy feliz, en una familia divertida y armoniosa. Todos los veranos íbamos a Bahía a ver a los parientes y solo regresábamos después del carnaval. Era un largo viaje de automóvil, dos días de sandwiches, huevos cocidos y bananas.

    Mi padre, periodista de ley y por formación después de trabajar algunos años en el Jornal do Brasil, comenzó a dirigir la administración del Morro Pan de Azúcar, donde finalmente en los años setenta, fue inaugurada una casa nocturna, los “Dancyng days”.

    En la inauguración hubo un show de lanzamiento de un grupo de mujeres: eran “Las Frenéticas”. Yo debía tener unos diez años de edad y obviamente ningún niño podría entrar, pero mi padre era el administrador y alguna franquicia había. Vivía escondido debajo de las mesas y así veía. Esa misma casa nocturna cambió después a “Concha Verde”, donde comenzaron a aparecer shows increíbles como Hermeto Pachoal, Egberto Gismonti, Caetano Veloso, Gilberto Gil, Ney Matogrosso, Gal costa, Zezé Motta, etc. Yo iba a todos y siempre me escondía del Juzgado de Menores

    En el comienzo de los años ochenta, con el nombre de “Noches Cariocas”, el Pan de Azúcar (Morro da Urcas) se afirmó como uno de los puntos más calientes para asistir a un show de Rock en Río de Janeiro. Y allí estaba yo con mi adolescencia a cuestas, asistiendo a uno de los primeros show de Paralamas, Kid Abelha, Titas, Lobao, Marina, Lulu, Ultraje.... No tenía caso, yo debería estar allí. Cantando, tocando, bailando, provocando, enloqueciendo...

    Comencé a tocar la guitarra a los 13 años, por culpa de mi hermano Oswaldo, y las primeras canciones que prendí con él realmente fueron “Stariway to Heaven” de Led Zeppelín y “Hora de Almuerzo” de Belchior, las dos músicas más fáciles y trilladas de la historia.

    Pero mi hermano también componía sus músicas y se inscribía en los festivales del colegio con ellas. Yo creía que aquello era lo máximo. El palco, los músicos, el micrófono....

    En esa época conocí en un campamento en Campos de Jordão a un maluco llamado André Asujamra o Abui, que me enseñó los primeros acordes de blues y rock, y con él también aprendí a reírme de la vida, cosa que sigo haciendo hasta hoy. Luego comencé a hacer mi propia banda de amigos músicos del colegio, de la calle o del barrio. Nunca tuve profesor, aprendí tocando con mis amigos, intercambiando informaciones y "levando som".

    Ya escribía mis propias letras, en esas épocas las adoraba y mis amigos también, lo que me ayudó bastante para creer que yo mismo podría ser un campositor de canciones.

    Cuando llegó al hora de vestibular, tuve que optar. No daba para hacer Medicina y Música, Arquitectura y Teatro, Ingeniería y Cine.... Entonces, después de una conversación muy seria con mi padre, me matriculé en CAL (Casa de las Artes de Laranjeira) y comencé definitivamente a andar en esa dirección, en ese universo paralelo que es el mundo de las artes. Estudié teatro desde 1983 hasta 1985, me formé y comencé a hacer cine. Actué modestamente en algunos filmes (A cor de seu Destino, Um Trem para as Estrelas, O Misterio do Colegio Brasil Kuarap, PSW e Ócio)

    La música corría paralelamente, pues a esa altura yo estaba en el coro Garganta Profunda, que fue mi primera escuela de música. El repertorio era muy mezclado, de Beatles a modas imperantes, de Jobim a melodías medievales, de samba a la música clásica, de todo había en Garganta. Fueron dos años de una felicidad musical intensa. En 1987, Garganta comenzó un proyecto de pequeños grupos (dúos, tríos y cuartetos), dentro del propio coro. Así surgieron los “Enemigos del Rey”, un trío vocal formado por Luiz Nicolau, Luis Guilherme y yo. Decidimos salir del coro para dedicarnos a la banda en el final de aquel año 1987 y luego comenzamos a presentarnos en bares de Río de Janeiro como el extinto “Pitéu”, en Bara da Tijuca, o nuestro “Cavern Club”. Recién en 1989, dos años después, conseguimos grabar nuestro primero disco de estreno, para la CBS (actual Sony Music) y colocamos dos sucesos inmediatos: “Una barata Chamada Kafka” y “Adelaide”. Con los “Enemigos...” aprendí la sensación de pertenecer a equipo colectivo y descubrí un Brasil de varios “brasís”. Conforme íbamos viajando con los shows, yo me iba deslumbrando con las diferencias entre cada estado y región; las comidas, las ropas, als características particulares de cada lugar o pueblo.

    Finalmente, en el Río de Janeiro del año 1992 tomé coraje y salí de los “Enemigos...” para dedicarme a lo que se denominada “carera de solista”. Esa era un época de surgimiento de artistas como Nirvana, Pearl Jam y Lenny Kravitz. Yo escuchaba sin parar los nuevos discos de rock y compré una guitarra de folk para componer músicas con más actitud. Por eso mi primer disco, “Vontade” (lanzado en 1993), es un disco de rock. Como un grito de liberación, el rock era el mejor vehículo para eso. Decidí que el disco sería grabado y mezclado analógicamente, o sea, sin ningún equipamiento digital. “Vontade” es un disco muy especial para mí, porque además de ser el primero, tiene una sonoridad diferente, con una banda de garaje.

    La prensa comenzó a colocar al lado de mi nombre la palabra roquero, lo que me incomodó mucho. Yo adoro el rock, pero tuve la impresión inmediata de haber salido del rótulo de "engraçadinho” de los “Enemigos...” a otro de la misma gama de rótulos. Me sentí perdido, me hice autocríticas sobre el porqué de un artista.

    Fue cuando comencé a interesarme por la filosofía, y como consecuencia, me comenzaron a interesar otras artes. Un grupo de estudio sobre Gilles Deleuze fue el trampolín para ese nuevo rumbo, modificando profundamente la imagen que yo tenía de la vida. Eso está muy claro en mi segundo disco de solista: “Pensar e facer música”, lanzado en 1995. Si musicalmente hay una relación evidente entre el Pop y la Música popular brasileña, las letras de pueden apuntar a una filosofía existencialista. El proyecto gráfico fue inspirado en auto retratos del pintor austríaco Egon Schielle. La canción de ese disco que más gustó fue “Espacio Liso (o fado)” y “O último día”, que también adoro y que supo ser la más emitida en radios, por ser abertura de una novela llamada “O fim do mundo”, y que la verdad es que me dio un primer impulso para una comunicación de masas que todavía busco, no como objetivo, sino como motivo.

    En 1997 lancé “Contrasenso”. El casamiento del Pop con la Música Popular Brasileña continúa y desconfío que esa barrera fuera definitivamente quebrada, no solo por mí, sino por varios artistas que surgieron en los años 90, mezclando todo tipo de cosas. Finalmente, la música pop hecha en el mundo actualmente e una confusión de sonidos, una mezcla de varios estilos diferentes, que juntos, dan y darán nuevas oportunidades de surgimiento de nuevos efectos musicales. La referencia y la mutación constante como producto de nuestro tiempo, el ahora. Siempre en movimiento.

    La palabra “Contrasenso” en el diccionario significa algo dicho contra el buen sentido, trazando en mi humilde opinión una imagen un tanto negativa: ¿Entonces, contra sentido es un mal sentido?. Me apropié, pues, de esa expresión para dar el nombre al disco buscándole un nuevo significado. Entonces, “Contrasenso”, para mí, para mi disco, significa lo contrario a sentido común, del hábito, de entendimiento inmediato. Es mi tentativa de liberación de nuevos sentidos, que es lo que es el arte. Con ese disco y mucho trabajo logré salir del anonimato. Comencé a sentir que se estaban escuchando mis discos, según los comentarios de las personas que me hablaban o me manifestaban sus preocupaciones u observaciones por cartas, e-mails, faxes, y principalmente en los shows.

    Después de grabar tres discos solos con canciones de mi autoría, durante una temporada de shows en el Teatro Rival de Río, surgió la idea de registrar el acontecimiento “en vivo”. Grabamos tres presentaciones, escogimos luego los mejores pasajes y fuimos a mezclar el primer disco donde interpreto, también, canciones de otros compositores. Como una especie de auto homenaje canto canciones de Peninha, Raúl Seixas, Titas y una letra inédita de Cazuza.

    Está en el ancarte del disco: “Este disco en vivo es el retrato de una fiesta que continúa en nuestras casas”. Solo puedo decir que la fiesta no tuvo hora de finalización y que si fuera por mi, sería eterna. Vivir en el caos de la música es mi estabilidad. Todos los ruidos y silencios, todas las pausas y continuidades, todos los ritmos y melodías, todas las futuras posibilidades.

    En este espíritu de multiplicidad, llame un buen día a Marcos Suzano (ritmo), Sacha Amback (sampler e interferencias) para ir haciendo y posteriormente grabar Móbile (lanzado en 1999), mi cuarto disco de estudio.
    Desde esa vez, además de las composiciones, opté por investigar sonoridades diferentes para mis canciones, pues ya no aguantaba más resolverlas con un bajo, un teclado, una guitarra y una batería.

    Creo que la música pop (popular) o no, no puede tener runa forma rígida, sino que debe ser contenido libre. Y ese contenido tiene que ser espejo de nuestra percepción (ninguna percepción es igual a otra), no puede ser una cosa solamente.

    Somos muy diferentes entre nosotros y la música que nos debe representar no puede ser la misma, porque nosotros no lo somos. Móbile inaugura definitivamente mi aventura sonora, en conjunción con esos dos músico fantásticos que tanto modificaron mi relación con la música: Suzano y Sacha. La influencia de la música electrónica como salvación sonora para el mismísimo pop.

    Me interesa el músico modificado por la electrónica, el nuevo músico le llamaría yo. La mixtura de las cuerdas de nylon del violín, con los pedales de la guitarra, de la percusión sampleada y manipulada con los teclados resintetizadores. Electrorgánico. .

    2001 fue el año de “Yo hafo de mi propia vida lo que quiero”, en que cambio de Quarteto Móvil a Moska, haciendo una referencia al disco anterior. Aunque, en realidad, es una continuidad de lo mismo. Es una continuidad del mismo proyecto sonoro inaugurado con Móbile. Uno y otro, otro, otro un.

    Durante el tour de “Falso” compré una cámara digital y comencé a fotografiar las ciudades, las personas y los cuartos de hotel en los que me hospedaba en días de shows. Acabé obcecado por una serie interminable de autorretratos en objetos espejados de los baños de esos cuartos. Fueron 2500 fotos sacadas antes del lanzamiento del disco, dos años después. Acabé componiendo muchas canciones inspiradas en las fotos, lo que me obligó a colocarlas en el encarte del CD. Fue una nueva manera de componer canciones. Tan nueva que terminé poniéndole por nombre al disco “Todo nuevo de nuevo”, en referencia a mi nuevo motivo: la fotografías y los autorretratos.

    En el año 2003 estuve nuevamente en el cine, en el filme “El hombre del año” de José Henrique Fonseca. Actué también en una miniserie global (TV) llamada “La tierra de los niños pobres” y, más recientemente, trabajé con Hamilton Vaz Pereira (Teatro) con el espectáculo “A Leve, o Próximo nome da tera”. Mate las nostalgias del tiempo de actor y ahora caía de nuevo con “Todo nuevo de nuevo”, donde actúo como intérprete de mis propias canciones.

    En fin, soy apenas un compositor y letrista que se aprovecha de eso para intentar hacer “arte sonoro”. Siempre digo que ese bla, bla, bla pop – filosófico (que adoro, por otra parte), es menor que las canciones en sí. Mi biografía debe ser leída, apenas, por lo que dicen las letras de mis canciones, que es tiempo y el lugar donde realmente vivo.
    Moska, mayo de 2004

  • Os Paralamas Do Sucesso

    Os Paralamas Do Sucesso


    A história de uma grande banda costuma ter o espírito de sua própria época. Ao mesmo tempo em que torna palpável algo que parecia estar no ar, também nos ajuda a ter mais clareza do que estava escondido nas entrelinhas do cotidiano. Se os meninos que começaram a fazer rock no Brasil na década de 80 tiveram o mérito de ser reconhecidos como uma geração relevante da música brasileira, os Paralamas do Sucesso têm um crédito nisso aí.

    Põe na conta deles, por exemplo, a generosidade de apresentar as “bandas dos amigos” seja em entrevistas, em covers nos shows, ou em qualquer oportunidade que houvesse. Da primeira entrevista na Rádio Fluminense até o palco do Rock In Rio, de anônimos eles passaram a promessa. Vital e sua moto se transformou em um dos primeiros hits daquela geração e lhes rendeu o convite para gravar um disco profissional, como faziam as bandas que eles adoravam. A mudança de conceito não mudou o espírito e a generosidade. Carregando a reboque sua turma, foram os primeiros a gravar uma música de Renato Russo e fizeram Brasília entrar no circuito até então dominado por cariocas, ajudando a redefinir fronteiras.

    Aliás, falando em Rock In Rio, também está na conta deles boa parte do sucesso das bandas nacionais naquele evento que foi a primeira grande experiência do show business brasileiro. Dali pra frente, os palcos melhoraram, as turnês cresceram, as rádios deram espaço e a TV se abriu a toda uma nova cultura jovem forte e representativa que emergia. Aquele grupo de artistas relevantes era a prova disso. Havia um novo país nascendo e a trilha sonora era a dessa rapaziada. Depois do bom lançamento de “Cinema Mudo”, da série de hits e sucessos que vieram a reboque de “O Passo do Lui” e da apresentação histórica no Rock In Rio, veio “Selvagem?”. E aí, a conta cresceu muito.
    Põe aí a primeira realização concreta de um álbum brasileiro pop em que as referências anglo-americanas do rock eram fundidas com sonoridades locais e latinas – sobretudo as jamaicanas. Ali os Paralamas colocavam os primeiros tijolos daquilo que seria melhor compreendido e bem sucedido apenas na década seguinte. Nessa busca, eles ainda encontraram uma forma de ser mais populares, de fazer o rock nacional ir além da classe média e, ao mesmo tempo, de torná-lo música de exportação. Turnês pela América Latina e pelos Estados Unidos fizeram dOs Paralamas a primeira banda brasileira reconhecida internacionalmente. E nessa eles foram parar no tradicionalíssimo Festival de Montreux. Dessa apresentação, tiraram o disco “D”.

    A nossa conta com eles já estava ficando cara, quando veio “Bora-Bora”. Ali eles resolveram mudar ainda mais a linguagem pop brasileira, oficializando o naipe de metais como parte tão vital quanto guitarra, baixo e bateria. Além disso, radicalizaram de vez na fusão com sons afro-caribenhos. Os arranjos mudaram, as dinâmicas de palco também e, de quebra, eles ainda nos ofereciam sua primeira leva de canções indefectíveis quando o assunto era dor-de-cotovelo, ressentimento e mágoas de amor. Os cacos de um coração estilhaçado afiavam a pena de Herbert e o tornavam um compositor ainda maior. “Big Bang” veio na sequência para tentar explodir o que havia em volta. Herbert seguia remoendo dores amorosas e ainda aproveitava para cantar o jeito brasileiro – não necessariamente o jeitinho – de sobreviver em tempos desleais. A hiperinflação, as primeiras desconfianças sobre o regime democrático e a coletiva falta de rumo asfixiavam aquela geração que, anos antes, cantava a esperança no futuro. Mais uma vez, eles eram a voz dos seus contemporâneos. E vai pondo na conta, vai pondo…

    Virada aquela década, a desilusão chegou ao talo em “Os grãos”. O país – apesar de collorido - estava sem cor, como a capa do disco. Depois de seis álbuns lançados em oito anos de carreira, viria a ânsia de se renovar e se expor ao risco, como fizeram Beatles, Stones, Beach Boys e todas as outras bandas que se tornaram maiores que a vida. Programações eletrônicas e samplers poderiam soar quase ofensivas quando a banda envolvida tinha Herbert, Bi e Barone. Mas os limites precisavam ser testados. Sobre o fio da navalha que se anda nessas horas, eles atravessaram a primeira metade da década. A nossa dívida com eles já era grande, mas ainda assim, ninguém aliviava. No aperto, foram nossos hermanos argentinos que bancaram as contas naquele momento. O clima de recessão, que só se encerraria com o Plano Real, definitivamente não parecia combinar com aqueles riscos todos, mas eles bancaram. As baixas vendas de “Os Grãos” e os questionamentos da imprensa nacional não os fizeram aliviar. Na sequência, nos deram “Severino”, ainda mais duro, seco, abstrato e direto. Novos experimentos eletrônicos. Rock cru. A Argentina tinha abraçado os caras e, como resposta a nós mesmos, eles apontavam para um certo sertanismo. Tom Zé e Brian May. Poucos quiseram ouvir o disco, mas os shows sempre lotavam.

    Foi da força vital de tocar ao vivo que os Paralamas se reconstruíram. Quando o Brasil começava a abrir espaço para novos grupos, de uma nova geração, lançaram um disco ao vivo (“Vamo Batê Lata”) que reafirmava a força de toda uma obra. Quase um milhão de discos vendidos depois, eles estavam de volta para capitanear a nau renovada do rock nacional. E o fizeram com propriedade. Inseriram no repertório dos shows as canções de Raimundos e Chico Science & Nação Zumbi, tocaram com o Skank, chamaram o Pato Fu para abrir shows e ajudaram a consolidar os novos ares da música pop brasileira. Põe mais essa na conta. Como eles não se contentariam em olhar apenas para trás, lançaram junto um EP de quatro faixas novas. Meteram o dedo na cara do congresso e retornaram às paradas de rádio e MTV com Uma brasileira. Balada, sim, mas dançante, classuda, com naipes e teclados quentes. Moldava-se ali uma nova sonoridade pop que seria consagrada em “9 Luas” e “Hey Na Na” e que seria definitiva na assinatura musical dos caras.
    Quando o formato acústico já começava a dar sinais de fadiga, os lançamentos de discos ao vivo deixavam de ser novidade, as coletâneas tomavam conta de uma indústria fonográfica à beira do precipício, eles resolveram encarar o convite da MTV para deseletrificar o show. No “Acústico MTV”, os Paralamas jogaram os já famosos naipes de cordas e demais floreios orquestrais, consagrados pelo formato, pra escanteio. Esnobando a “receita do sucesso”, eles optaram por manter a mesma formação musical e se dedicaram, de fato, a descobrir uma nova forma de tocar e soar. O único acréscimo foi trazer Dado Villa-Lobos, mais um guitarrista, mas para tocar violão. Não bastasse isso, eles deixaram os hits de lado e optaram por uma porção de lados-b. Ah, e em vez de teatros centenários, dá-lhe gravar num parque. Mais uma vez eles reescreviam a história do rock brasileiro. Já anotou mais essa aí na conta?

    Passado o sucesso do acústico, todos diziam com naturalidade, que era hora de recomeçar, se reinventar outra vez. O problema é que ninguém imaginava que ali, essa vocação viraria sentença.

    Foi um longo caminho até a volta ao estúdio em 2002. A perda de Lucy, do movimento das pernas e de parte da memória, obrigou Herbert e todos ao redor a redimensionarem gestos que, antes, pareciam banais. As histórias de como a amizade de Bi e Barone e dos estímulos a memória pela música e pelo afeto foram fundamentais à sua recuperação são emocionantes. A desgastada expressão “lição de vida” soa inevitável diante da volta desses caras às nossas próprias vidas. À nossa turma. Nessa hora, a conta com esses sujeitos fica impagável.

    “Longo Caminho”, o primeiro álbum pós-acidente, mostrou onde a banda estava antes da pausa forçada. Uma turnê visceral e intensa em emoções cortou o país para comemorar o reencontro com a vida. Cercados de amigos, no palco e na plateia, nos deram o CD e DVD “Uns dias”. Sem parar, emendaram no álbum “Hoje”, que comprovou que a capacidade criativa dos três permanecia intacta e pulsante. Em seguida, mais festa. O sucesso da celebração de 25 anos de carreira, em um projeto conjunto com os camaradas dos Titãs, foi um atestado de sanidade de toda aquela geração que, no início da década de 80, fez o novo acontecer e, a partir dali, escreveu a própria história…

    Mas depois da festa, a labuta se apresentou novamente. E sem essa de acordar de ressaca. A tal história continuou em passos quentes e rápidos. Com “Brasil Afora” os Paralamas vêm fazendo uma das maiores turnês de sua história. O show que ganhou prêmios como o VMB 2010 da MTV, foi convidado pelo Multishow para ser registrado ao vivo, gerando um novo programa pro canal e um DVD pra discografia. Zé Ramalho e Pitty entraram na roda dos amigos que a banda traz pra perto.

    2013 já aponta no horizonte e com eles a estranha marca de 30 anos de uma banda que começou aos 20 e poucos de quem só queria sonhar em tocar naquele tal palco do Circo Voador. Então, sigamos sonhando e indo adiante. A essa altura, qualquer um já desistiu de pagar a tal conta com os caras. E já que eles não estão cobrando mesmo, segura, passa a régua e pede mais. uma.

    por Bruno Maia e Bernardo Mortimer


  • Canticuénticos

    Canticuénticos
    CANTICUÉNTICOS convoca a toda la familia para cantar, jugar y bailar a partir de una propuesta divertida y cuidada que gira en torno a ritmos argentinos y latinoamericanos. El grupo recurre al juego, el humor, la poesía y la emoción, e invita a chicos y grandes a compartir un original recorrido por huaynos, chamarritas, chacareras, cumbias y chamamés.

    Con tres discos editados y 8 años de trayectoria, la propuesta de CANTICUÉNTICOS es realizar un aporte al cancionero infantil, con composiciones propias sobre ritmos argentinos y latinoamericanos, con el deseo de vincular afectivamente a los chicos con su propio patrimonio cultural. La música de CANTICUÉNTICOS es escuchada, cantada y bailada en miles de escuelas y jardines en Argentina y Latinoamérica, y sus videos tienen más de 80.000 vistas por día (sumando un total que supera las 20 millones de vistas) en su canal de YouTube.

    Durante el 2015 realizaron más de 80 presentaciones a lo largo y ancho de Argentina y Latinoamérica con localidades agotadas, compartiendo su música con más de 100.000 personas.

    ALGUNOS VIDEOS:


    Video Cumbia del Monstruo
    Video Quiero para mí
    Video El mamboretá

  • Martin Ferrés Bandoneón DJ SET

    Martin Ferrés Bandoneón DJ SET


    Compositor y bandoneonista. Nació en San Juan -Argentina en 1976, desarrolló sus estudios universitarios en el Dpto. de Música de la Facultad de Filosofía Humanides y Artes de la Universidad Nacional de San Juan, en 1998 se traslada a la Capital Federal para intensificar sus estudios del bandoneón con el Mº Rodolfo Mederos .
     
    A lo largo de su carrera integró diversos ensambles de música contemporánea y tango, fue invitado especialmente a tocar junto a la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de San Juan. Realizó cursos de composición e interpretación dictados por los integrantes del Arditti String Quartet, el compositor Richard Lerman y el Mº Francisco Kröpfl, entre muchos otros.
     
    Compuso y dirigió "Música en tres Momentos" estrenada en el Auditorium Juan Victoria de la provincia de San Juan. Esta obra fue invitada al Festival Internacional Experimenta realizado en el C.C Ricardo Rojas (Buenos Aires), junto con "Elude (una violista)" también de su autoría y dirección. Ambas obras fueron declaradas de interes cultural por la Provinincia de San Juan.
     
    Compuso la obra multimedia “Deriva” para bandoneón, electrónica y video, estrenada en el marco del III Festival Internacional de Buenos Aires y repuesta en el IV Festival Buenos Aires Tango. Compuso la pieza radiofónica “...Elio! “ (animación auditiva a 8 canales), la misma fue desarrollada en el LIPM (Laboratorio de Investigación y Producción Musical) a cargo del Mº Julio Viera y presentada en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires.
     
    En co-producción con la Dirección de Música del Gobierno de la Ciudad y en el marco del Festival “Buenos Aires Nacar” realizó un mes de funciones de la obra Deriva en la sala Ernesto Bianco del Centro Cultural San Martín. Fue convocado por el CETC (Centro de Experimentación del Teatro Colón) para el ciclo Instantáneas realizando, junto a Ana Garat y Pilar Beamonte, una obra de Danza-Música estrenada en Julio de 2003 en el mencionado teatro.
     
    Fue ganador de la beca nacional de música 2003, del Fondo Nacional de las Artes, desde esa fecha trabajó en proyectos de danza con los coreógrafos Ana Garat, Pilar Belmonte, Gerardo Litvak, Roxana Grinstein, Gabriela Prado, entre otros. Realizó música para producciones vinculadas con: Teatro Colón, Teatro San Martín, Teatro Alvear, Ballet del Teatro San Martín, Festivales Internacionales de Danza y Teatro.
     
    Desde 2003 y hasta la actualidad integra, como bandoneonísta y compositor, el colectivo Bajofondo producido por Gustavo Santaolalla y Juan Campodonico, con el mismo se presentó en importantes festivales y teatros de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Asia (Glastonbury, Coachella, Roskilde - Royal Opera House, Disney Concert Hall, Lincoln Center)
    “Tango Club” el primer disco de Bajofondo obtiene el premio Grammy Latino en el rubro “Mejor grupo de pop instrumental”. El disco Mar Dulce (2007) alcanzo el galardón de disco de platino en Argentina, Uruguay, disco de oro en Grecia y el premio Gardel (2008) a mejor disco de Tango Electrónico.
     
    Participo como músico invitado en producciones de Calle 13, Jorge Drexler, El Cuarteto de Nos, entre otros. En 2013 junto a Bajofondo realiza el álbum "Presente" obteniendo dos premios Grammy Latino en los rubros  "Mejor álbum instrumental" y "Mejor canción alternativa".  
     
    En 2015 compone la música original del largometraje colombiano "Eso que llaman amor" en este mismo año y junto a Bajofondo recibe el Premio Konex: Diploma al Mérito, este premio distingue a las personalidades de mayor relevancia en la última década (2005 - 2014) de la Música Popular Argentina.